Faldas Flamencas

Falda flamenca, mil en uno

¿Por qué tener un solo traje de flamenca si se pueden crear varios con una sola falda rociera? Al ser una prenda independiente, aumentan las posibilidades de combinación y, por ende, de atuendos. Son ideales para bailar o dar clases de baile. ¿Por qué? Comodidad, practicidad y versatilidad. He allí la respuesta. La elección, como siempre dependerá de la ocasión. Pero hay criterios básicos a tomar en cuenta y facilitar la decisión.

Peso

Liviana debe ser la condición imprescindible. Así, habrá libertad en los movimientos de la danza. Y en el tablao, todo tiene que ver con el vaivén del cuerpo. Si pesa alrededor de 500 gramos, no hay que dejarla escapar.

Material

El peso dependerá del material. Lo más recomendable son los tejidos flexibles, como el poliéster o la seda que sean transpirables. Estas telas se adaptan al cuerpo con facilidad. Claro que siempre está el algodón como opción por su frescura. Pero no es una alternativa para los adversos al planchado, ya que es un textil que se arruga en un santiamén y más en el flamenco donde la bailaora no se está quieta. Además, con el tiempo suelen desteñirse.

Largo

Si se trata del baile, lo más acertado es una falda de corte largo. Lo suficiente para denotar elegancia, pero sin que vaya trapeando el suelo. No solo para conservar la prenda, sino para evitar tropiezos. La bailaora debe ser recordada por su destreza, no por su torpeza.  Así que a la hora de escoger una falda, llevar los tacones es buena idea para medir el largo correcto.

Vuelo

Ni mucho ni poco, aquí no aplican los extremos. El vuelo debe ser medio para coger la falda con habilidad y así darle todos los movimientos que la hacen deslumbrar sobre escenario. Un promedio, es de tres a cuatro metros de contorno de bajo.

Elástico

Una cintura elástica es sinónimo de movilidad porque así la falda se adhiere a la cintura y no habrá preocupación de que se caiga. Eso sí, la dirección del elástico en cualquiera que sea la zona, debe ser horizontal. De lo contrario, tanto jaleo sobre el tablao, podría deformar la pieza de forma fugaz.

Color

Gracias a la evolución de la moda, hay opciones neutras y otras coloridas. De lunares, flores, estampados múltiples. La falda será tan arriesgada como se prefiera. Claro que si se va a vestir en una academia, no está de más cerciorarse sobre el código de vestimenta. Algunas, solo aceptan de color negro, que al pensarlo bien, a ninguna bailaora le debería faltar.

Esas son las premisas básicas al elegir una falda. Las excepciones existen si se viste para una feria, donde reglas existen pocas.